Iglesia Nueva Apostólica en España

News iglesia regional España

Primera visita y Servicio Divino del Apóstol Rolf Camenzind en Barcelona
20.08.2017 / Barcelona
Las Comunidades de Barcelona, Igualada y Centelles, compartieron la fiesta de la primera visita del nuevo Apóstol para España.

El sábado 19 de Agosto, el nuevo Apóstol tuvo una reunión con todos los ministerios de distrito de España para transmitir enseñanza y conocimiento de actualidad y tener un encuentro con todos, ya que deseaba compartir y tener comunión con ellos. Esto fue una experiencia muy bonita, en la nueva organización de los 7 distritos, pues se pudo vivir la unión y fortaleza del cuerpo ministerial uniendo las almas de cada distrito para formar un solo corazón. 

El domingo 20 de Agosto, por primera vez oficiaba el nuevo Apóstol para servir a los hermanos de las comunidades invitadas. Era algo que se esperaba con expectativas ya que el nuevo Apóstol viene de Suiza y  también habla el castellano. 

Su palabra estaba basada en el libro del profeta Isaías 62:11, “He aquí que Dios hizo oír hasta lo último de la tierra: Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador, he aquí su recompensa con él, y delante de él su obra.  

Entre los muchos pensamientos el Apóstol expresó: Es la primera vez que puedo oficiar un Servicio Divino en el nuevo ministerio y en vuestro idioma. Poder estar en la casa de Dios, es muy bonito para tener comunión los unos con los otros, eso produce fuerzas y alegría para nuestra fe. También porque podemos recibir la palabra el perdón y la Santa cena, con lo cual podemos decir este encuentro se convierte en una fiesta maravillosa. 

Todo lo que hacemos en la Obra redentora es por amor al Padre celestial, y así esperamos la venida de Cristo; según nuestro texto Dios también dará una recompensa a cada uno en ese día. Esperamos al Salvador y con ello también luchamos para conseguir nuestra propia salvación. 

Llamó a servir en el altar a los Ancianos Reyes, Docampo, Presbítero Cornudella y al Obispo Olmedo, siguiendo la línea de bendición en la palabra oída. 

La comunidad y los invitados de Centelles e Igualada, se sintieron muy felices. Pudieron vivir este acontecimiento 92 participantes, celebrando después un pequeño aperitivo, para alargar un poco más esa gran alegría que se respiraba en un ambiente de amor y paz.