Iglesia Nueva Apostólica en España

News iglesia regionale España

Servicio Divino en San Sebastián, Distrito Norte
15.01.2017 / San Sebastián
El domingo día 15 de enero en la comunidad de San Sebastián, el nuevo Anciano del Distrito Norte Pablo Morán, ofició el Servicio Divino por primera vez en este nuevo ministerio.

El ambiente que se respiraba era espectacular, reinó una gran alegría y armonía desde su llegada. Poco antes del Servicio Divino, el Anciano de Distrito compartió un desayuno con los padres, las maestras y los niños de las escuelas, para orar con ellos y transmitirles su amor y bendición.

A continuación dio comienzo el Servicio Divino y anunció la siguiente palabra: Apocalipsis 1:17  en el que decía: ‘Cuando le vi, caí muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último.’ 

 Mencionado  en el texto bíblico en la importancia del Evangelio,  que  Jesucristo sea en nosotros el primero y el último en nuestro corazón haciendo alusión que lo importante es el mensaje. 

Invitó a la comunidad a reflexionar sobre las dificultades de mantener la fe activa y viva. Vivir con amor la obra de Dios; en el que Jesucristo ya existía antes de la creación; que él fue el primero en entrar en el Reino de los Cielos y darle a Jesus el primer lugar en nuestros corazones siguiendo fieles hasta el final.

 Una  experiencia de fe que vivió de joven es que se alarmó cuando vio que en las Sagradas Escrituras se encuentra escrito que serán escogidos 144.000 almas, eran muy pocas almas para una gran población mundial. En la actualidad los hombres priorizan cosas terrenales y colocan a Jesus en quinto y sexto lugar, según los intereses terrenales.

Así pues Jesus es primero en nosotros a la vez que último en nosotros. Él será el último en entrar en la Eternidad y tendrá la última palabra en cuanto a nosotros, a él le corresponde la última decisión y nadie impedirá terminar su obra.

Posteriormente llamó a colaborar al Presbítero Meyer que compartió la alegría, por la visita y profundizó sobre la importancia de mantenernos unidos con el amor de Cristo. También colaboró en el Altar el Presbítero Pérez que reafirmó los pensamientos sobre la palabra expresada.

La comunidad estaba muy contenta por los sentimientos intensos de comunión, por todo el amor, la paz y la alegría que se vivió. A esa hermosa fiesta, asistieron 17 participantes, de los cuales 7 eran niños.

Sin duda, un día muy especial que quedó grabado en todos los corazones