Iglesia Nueva Apostólica en España

News iglesia regionale España

Servicio Divino al aire libre con las comunidades de Barcelona y Centelles
26.03.2017 / Barcelona y Centelles
Las Comunidades de Barcelona y Centelles, vivieron juntas un Servicio Divino al aire libre con el Anciano de Distrito Macías.

El domingo 26 de marzo, se realizó un Servicio Divino en el Merendero Can Xec situado en la localidad barcelonesa de Montornés del Vallés, a  unos 25 kilómetros de la capital, con las Comunidades de Barcelona y Centelles. 

Los hermanos llegaron con coches particulares con la antelación suficiente para poder acondicionar la sala para el Servicio Divino, el Altar y todavía hubo tiempo para un mini ensayo del coro. Había de todo, sistema de sonido, órgano, libros de cánticos para la Comunidad y un lleno hasta la bandera!!!!. 

A las 11:00h dio comienzo del Servicio Divino a cargo del Anciano de Distrito Macías con la palabra: “Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes de  que el gallo cante, me negarás tres veces. Y Pedro saliendo fuera, lloró amargamente”. (Lucas 22:61-62) 

Con esta hermosa palabra, el Anciano de Distrito Macías tocó el corazón de las almas con pensamientos muy profundos, refiriéndose a esta historia. 

También fueron llamados a servir diferentes siervos en representación de las diferentes Comunidades presentes. En primer lugar el Evangelista de Distrito Suter, el Presbítero Ballester de Barcelona y el Presbítero Cornudella de Centelles. 

Los 67 participantes que asistieron, pudieron vivir con mucha intensidad y emoción la entrañable unión entre los hermanos de las Comunidades, haciendo de ello, un encuentro alegre y con un mismo sentir. 

Una vez finalizado el Servicio Divino, el Anciano de Distrito Macías informó a los hermanos que uno de los motivos de este encuentro era celebrar la recuperación de la salud del Apóstol Suter, a quien llamó para dirigirse a los asistentes. Fue muy emotivo el agradecimiento del Apóstol Suter a todos los hermanos por sus oraciones durante el periodo de la enfermedad y las continuas llamadas que recibió. Y así, todos emocionados nos pusimos en marcha en la preparación para la comida. 

Se organizaron las mesas y  se pudo disfrutar de una comida en común, un grupo de hermanos se dedicaron a realizar un riquísimo asado. 

Hubo una gran alegría en todos los asistentes en todo el tiempo que duró el encuentro y un gran espíritu de colaboración en todas las tareas. El sentimiento del encuentro quedó grabado en ser “un solo corazón y un alma”. Todos unidos. 

Todos los hermanos y hermanas se mezclaron por las diferentes mesas y se vivieron momentos de bromas y risas, fotografías, anécdotas, charlas, experiencias… 

Antes de la despedida los hermanos se juntaron una vez más en la Sala donde tuvo lugar el Servicio Divino,  a capela, se cantaron varios himnos nuevoapostólicos. Con esa alegría se produjo un sentir muy especial y al finalizar la jornada, el comentario unánime era que había sido corto, pero se pudieron llevar un recuerdo entrañable por lo vivido durante todo el día, con ganas y deseos de volver a repetir un día tan maravilloso.