Iglesia Nueva Apostólica en España

News iglesia regional España

Servicio Divino en Barcelona con la visita del Apóstol de Distrito Fehlbaum
16.03.2017 / Barcelona
El jueves 16 de marzo, el Apóstol de Distrito Fehibaum visitó la Comunidad de Barcelona acompañado del Obispo Olmedo y el Anciano de Distrito Macías.

Con motivo de la preparación de la visita del Apóstol Mayor Schneider a Barcelona en el próximo mes de julio, el Apóstol de Distrito Fehlbaum, hizo este viaje fuera de su programa habitual y aprovechó su visita a la Comunidad de Barcelona para oficiar el Servicio Divino, acompañado del Obispo Olmedo y el Anciano de Distrito Macías. 

En primer lugar transmitió los saludos del Apóstol Mayor, después sirvió con la palabra de Salmos 147: 1-4

“1Alabad a JAH, Porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; Porque suave y hermosa es la alabanza. 2Jehová edifica a Jerusalén; a los desterrados de Israel recogerá.3 El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.Él cuenta el número de las estrellas; a todas ellas llama por sus nombres.” 

Expresó su gran alegría por estar en Barcelona y poder traer uno de los Salmos más famosos y bonitos para abrir el corazón de los hermanos. Dios conoce a cada uno por su nombre y atiende de una manera personal e individual nuestras oraciones. Ningún ser humano tiene la capacidad de contar todas las estrellas del firmamento, pero Dios es Omnipotente y como creador sabe exactamente el número de estrellas. Llamó a colaborar en el Altar al Obispo Olmedo y al Evangelista de Distrito Suter, que siguieron la misma línea de prédica. 

En este viaje, trajo un hermoso regalo adicional, que pudo instituir un nuevo Diácono, para alegría de toda la comunidad, Así, se pudo vivir el amor de Dios y su gran ayuda otorgando un nuevo ministerio, para que siga creciendo la Obra de Dios.

Al finalizar el Servicio Divino, agradeció especialmente al coro de Barcelona su hermoso servir con tanta alegría y tanto amor. 

Una vez más, la presencia del Señor se hizo notal con total profundidad y se convirtió en un jueves inusual lleno de amor, de gracia y comunión.