Iglesia Nueva Apostólica en España

Confianza...

El tiempo de vacaciones ha llegado a su final, muchos de nosotros han vuelto a sus puestos de trabajo y los niños a la escuela. La vida vuelve a su curso habitual. Pensando en el futuro, algunos se alegran, otros se preocupan. Incluso hay personas que tienen miedo ante el futuro. La esperanza del uno u otro puede haber llegado a su punto más bajo.  

Una fábula conocida cuenta que dos ranas se habían caído en un recipiente lleno de leche. Una de las ranas solamente veía que era imposible salir de allí, abandonó y finalmente se ahogó.  La otra rana se pasó toda la noche „remando“. Por la mañana, la leche se había convertido en mantequilla. Estando sentado encima, la rana podía saltar del recipiente. La moraleja: No hay que abandonar nunca, incluso cuando la situación se ve sin salida.  

Estamos viviendo en un tiempo, en el cual la vida se ha vuelta muy insegura. Rápidamente uno se puede encontrar en una situación, donde uno se „cae dentro de algo“. Entonces es importante tener la correcta reacción y también tener a alguien al lado que nos da ánimos.  En este contexto, el cristiano se acordará de un suceso que se relata en la Biblia en Lucas 18: 1-8. Habla de una viuda que había llegado a una situación sin salida y se dirigió a aquel que le podía ayudar. El juez, el cual Jesús llamó „injusto“, era su última esperanza. A pesar de que la ayuda no se presentó en seguida, esta mujer no aflojó. Su perseverancia y paciencia valieron la pena.

En este sentido se nos exhorta a todos que no abandonemos en el diálogo con Dios, incluso cuando aparentemente no viene la ayuda. Vale la pena perseverar. Un hombre sabio grabó esta frase: „Dios ayuda, como lo más tarde a su debido tiempo.“ Esta supuesta contradicción muestra, que nunca nadie ha sido pasado por alto por Dios, si se ha dirigido a Él con confianza. Hagamos la prueba. Vale la pena.