Iglesia Nueva Apostólica en España

Finanzas

La Iglesia Nueva Apostólica se financia exclusivamente a través de donaciones voluntarias y anónimas de sus miembros. No impone ningún tipo de impuestos eclesiásticos o cuotas obligatorias. No se controla en absoluto si alguien ofrenda y cuánto dona. Los miembros se pueden orientar en lo que dice la Biblia al respecto, referente al „diezmo“ (Malaquías 3:10). 

La Iglesia se esfuerza en tener los gastos de administración lo más bajos posibles. La parte más grande de los ingresos se invierte en la construcción y el mantenimiento de los edificios de iglesias, y beneficia por lo tanto directamente las comunidades.  

Una parte considerable del presupuesto de la Iglesia se emplea en la actividad misionaria. Además, la Iglesia proporciona servicios humanitarios y apoya acciones de ayuda en casos de catástrofe. El control de los ingresos y egresos de la Iglesia es realizado por auditores independientes.