Iglesia Nueva Apostólica en España

La Santa Cena

La Santa Cena es una celebración de alegría y de agradecimiento. Es una cena de conmemoración: en ella se recuerda la muerte de Jesucristo como un hecho único y válido para todos los tiempos. También es una confesión de la muerte, la resurrección y el retorno de Jesucristo.

La Santa Cena es una cena de comunión en tres aspectos: Jesucristo con los Apóstoles, con los creyentes y la comunidad reunida entre sí.

La Santa Cena mantiene al alma con vida eterna y le da la seguridad de permanecer en la comunión de vida con el redentor Jesucristo (Juan 6:51-58). „Cuerpo y sangre“ de Jesús son suministrados en forma de una hostia.  

Mediante la consagración y pronunciando las palabras de institución, no es transformada la sustancia de los elementos pan y vino. Antes bien, se les agrega la sustancia de cuerpo y sangre de Jesús (consustanciación).

En la Santa Cena, pan y vino corresponden a la naturaleza humana de Cristo; cuerpo y sangre a su naturaleza divina.

Pan y vino no son únicamente metáforas o símbolos del cuerpo y la sangre de Cristo; el cuerpo y la sangre de Cristo, más bien, están verdaderamente presentes (presencia real).

En la Santa Cena está también presente el sacrificio de Jesucristo.  

A través del goce con fe de la Santa Cena, el hombre recibe el ser de Jesús en su interior y nuevas fuerzas para vencer todo lo que pueda ser un obstáculo para la salvación eterna del alma (comparar con Apocalipsis  12:11).