Iglesia Nueva Apostólica en España

El Santo Bautismo con Agua

El Santo Bautismo con Agua es la primera y fundamental manifestación sacramental de la gracia del trino Dios hacia el hombre que cree en Jesucristo. A través del mismo el bautizado tiene parte en el mérito que Jesucristo logró con su muerte en sacrificio para con los hombres. 

A través del mismo tiene lugar el lavacro del pecado original; el creyente es sacado del distanciamiento de Dios y se convierte en cristiano. Así es incorporado en la comunión de aquellos que creen en Jesucristo y se profesan a Él como su Señor. El bautizado promete esforzarse seriamente para evitar el pecado y llevar una vida en el seguimiento de Cristo.

El Bautismo con Agua es el primer paso hacia la renovación del hombre en el Espíritu Santo. Dios abre al bautizado el camino hacia la salvación en Cristo y finalmente hacia la redención completa. El Santo Bautismo con Agua y el Santo Sellamiento juntos dan lugar al renacimiento de Agua y Espíritu.

En el Bautismo de niños, los padres profesan su fe en Jesucristo y prometen educar al bautizado en virtud del Evangelio.

Ya que el Bautismo con Agua fue confiado a la Iglesia como un todo, el Bautismo realizado por otras Iglesias en la debida forma, es decir en el nombre del trino Dios y con agua, tiene validez.