Iglesia Nueva Apostólica en España

Los Sacramentos

Los Sacramentos son manifestaciones fundamentales de la gracia de Dios. Son actos santos realizados en el hombre para que este pueda alcanzar la salvación, ser adoptado en la comunión de vida con Dios y quedar preservado en ella. Recibir los tres Sacramentos brinda la posibilidad de ser unido con el Señor en el retorno de Cristo.  

El hecho salvador de los Sacramentos se basa en la encarnación, la muerte en sacrificio y la resurrección de Jesucristo, así como en el envío y el obrar del Espíritu Santo.

La fe es la condición previa para que el Sacramento pueda desarrollar sus efectos de salvación.

Un Sacramento tiene lugar a través de cuatro magnitudes válidas relacionadas entre sí:

  • Signo (“signum”/“materia”), que es el rito o elemento visible
  • Contenido (“res”/“forma”), la presencia de la salvación
  • Transmisor (mediador del Sacramento)
  • Fe (receptor) para que el Sacramento sea recibido para salvación.

En la Santa Escritura dice entre otros: „Porque tres son los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan“ (1 Juan 5: 7.8). Siguiendo este orden, la Iglesia Nueva Apostólica reconoce los tres Sacramentos instituidos por Jesús: