Iglesia Nueva Apostólica en España

Historia

Las raíces de la Iglesia Nueva Apostólica se encuentran en el siglo 19 en Inglaterra.  Bajo la impresión de la Revolución Francesa y la industrialización en Europa, tuvieron lugar allí los así llamados movimientos de evangelismo alrededor del año 1820. En muchos lugares se reunieron cristianos comprometidos para reflexionar sobre la fe cristiana, basándose en la Biblia y haciendo oraciones.  Un pensamiento central de estos círculos era el pronto retorno de Jesucristo y otro el retorno a los principios de los cristianos primitivos.
Alrededor del año 1830 se formaron las primeras comunidades de estos movimientos. Hasta el año 1835 fueron llamados doce Apóstoles a través de palabra profética, de acuerdo con el modelo de la Biblia. 

Estos Apóstoles debían conducir la nueva Iglesia Católica-Apostólica hasta el inminente retorno de Cristo. Partiendo desde Inglaterra, surgieron después también más y más comunidades católico-apostólicas en Alemania.

Cuando en el año 1855 murieron tres Apóstoles, no se llegó a un acuerdo si había que llamar más Apóstoles, o si había que someterse al curso de los acontecimientos. Las divergencias de opiniones sobre ésta y más cuestiones llevaron a la fundación de la „Misión General Cristiana Apostólica“ en 1863 en Alemania, de la cual finalmente salió la “Comunidad Nueva Apostólica”. Desde 1932 se utiliza el nombre “Iglesia Nueva Apostólica“.

La Iglesia Nueva Apostólica se quedó con el ministerio de Apóstol desde sus principios. A partir de 1897 surgió el ministerio de Apóstol Mayor con el Apóstol Friedrich Krebs, el cual él mismo llevó hasta su muerte en el año 1905. Desde entonces, el Apóstol Mayor es el directivo en cuestiones teológicas y como garante de la unidad en la Iglesia.

Después de Friedrich Krebs había ocho Apóstoles Mayores más: Hermann Niehaus, Johann Gottfried Bischoff, Walter Schmidt, Ernst Streckeisen, Hans Urwyler, Richard Fehr, Wilhelm Leber y el actual Apóstol Mayor es Jean-Luc Schneider.

El Apóstol Mayor Richard Fehr – nacido en 1939 – extendió las actividades misionarias de la Iglesia Nueva Apostólica a todos los continentes. En su tiempo de actividad, el número de miembros aumentó a casi 11 millones.  Para él era muy importante tener un buen contacto con otras Iglesias cristianas. 

El Apóstol Mayor Fehr expresó en el año 2000: „Hago reflexiones serias sobre el Ecumenismo. Hace poco fundé un grupo de proyecto, que me debería presentar propuestas de cómo ven ellos el futuro: Si hemos de encaminarnos hacia el Ecumenismo o no. Yo por mi parte me inclino por una apertura de la Iglesia. “

La adaptación cuidadosa de la Iglesia a condiciones modificadas encontró su expresión también en el hecho, que durante el tiempo de actividad del Apóstol Mayor Fehr hubo un cambio importante – aparte de muchas otras reformas – a saber: la Biblia luterana en su versión del año 1912 fue sustituida por una versión revisada de 1984. Además, en ocasión de la fiesta de Pascua del año 2005, el himnario que se usaba durante más de 75 años fue sustituido por uno más actual. 

El Apóstol Mayor Wilhelm Leber – nacido en 1947 – continuaba  con los esfuerzos por una nueva orientación espiritual hacia una Iglesia moderna y abierta, que tiene su puesto en el espectro cristiano.

"Mi deseo es que podamos tener un trato distendido entro todos. Queremos llegar a tener una hermosa unión, independiente de visiones individuales y convicciones de fe. Nos queremos respetar mutuamente, queremos buscar y cuidar lo que tenemos en común y queremos aportar lo nuestro, sobre esta base, para fortificar el cristianismo en todo el mundo, en el cual los valores cristianos son desplazados más y más a un segundo plano. 

El tiempo de actividad del Apóstol Mayor Leber también está marcado por la presentación del Catecismo de la Iglesia Nueva Apostólica en diciembre de 2012 en el idioma alemán y después también en otros idiomas. Esta obra creada con un trabajo intensivo durante muchos años contiene una descripción completa de la doctrina nuevoapostólica y toma posición a diversos temas en 13 capítulos principales.  

¿Cómo continuará el desarrollo? Con todos los retos que el crecimiento de la Iglesia Nueva Apostólica conlleva en las diversas culturas y tradiciones, queda como centro de la doctrina nuevoapostólica nuestra fe en el trino Dios, en el retorno del Señor Jesucristo y en la actividad del ministerio de Apóstol.